I. El mundo de las partículas cuánticas es un caos de probabilidades que, ante el acto de percepción consciente, colapsan y se convierten en una realidad observada.

II. Observador y observación no existen por separado: objeto y sujeto se co-crean mutuamente.

III. Las palabras operan en el universo cuántico.